Select Page

Categoría: artículos

La escena en “Las Meninas” de Velázquez

El objetivo de este trabajo es realizar, a partir del análisis del cuadro “Las Meninas”, una serie de reflexiones, que tomarán como referente esta pintura para, a partir de ella, recorrer un itinerario desde el pensamiento de Foucault hasta el psicoanalítico.

Entrar

Pliegues temporales (sobre Mnemotecnia)*

El olvido amenaza, intentamos retener algo en la memoria pero las imágenes se nos escapan de las manos, de las pupilas, de la piel; paradójicamente me doy cuenta que cuando no intento atraparlas ellas aparecen intempestivas, me asaltan en sueños, al doblar una esquina cualquiera, de un día cualquiera, se me aparecen, allí están, nítidas e intensas, busco mirarlas de frente y al hacerlo desaparecen. El recuerdo no retorna de frente, el recuerdo es aquello que surge en los agujeros de la memoria consciente, como restos imaginarios, como trozos de alguna fotografía que solo se hace visible de reojo. Mirando al sesgo resuena lo perdido

Entrar

La ficción, el amor y la muerte* (2 parte)

Quizás, la seducción última que ejerce el teatro, resida en que los actores encarnan la figura de la Muerte: con el aspecto inmóvil que otorga la fijeza de sus máscaras y/o caras maquilladas, se sitúan simultáneamente como cuerpos vivos y muertos.
De modo que, la “vitalidad excesiva” de las escenas teatrales, resultan durante el tiempo de su transcurrir, un intento de estetizar y denegar el malestar que genera la muerte.

Entrar

La ficción, el amor y la muerte* (I parte)

El teatro posibilita exponer en la escena, a través de las acciones dramáticas, los profundos conflictos existenciales irresueltos.
No obstante, a pesar de los intentos artísticos de organizar discursivamente las caóticas energías pulsionales, que habitan en las profundidades del Ser, siempre insiste un “resto real” no pasible de simbolización, que perdura como causa de constantes y renovadas producciones creativas.

Entrar

Devenir-niño*

El niño, así como el filósofo, nos presenta la dimensión de apertura de la vida, un nuevo inicio se abre con cada pregunta que ambos: filosofo y niño producen. La infancia es apertura hacia lo nuevo, hacia lo que aun no tiene nombre, y en ese asombro empieza a rodar la vida, el deseo y la ilusión. No sin angustia iniciamos el relato, balbuceando una lengua extraña, que nos resuena en el cuerpo con sus partículas sonoras, aun indescifrables.

Entrar
  • 1
  • 2