fbpx

Etiqueta: Lacan

La muerte y el amor en Hiroshima, mon amour

Al contrario de lo que se esperaría de una película con ese nombre, una ciudad presa del horror, la devastación y la masacre, la trama marca un recorrido distinto, sobreponiendo el amor al horror. Acerca del amor, Lacan señala en el seminario XIX que es hablando como se hace el amor. Esto quiere decir que el amor se encuentra en el orden del decir y, por ende, del tropiezo y del error

Entrar

Objetos borgeanos[1] 

Si pensamos la imposibilidad de transcribir y transmitir lo real, nos queda sólo el agujero, el vacío, del que sólo llegamos a “contornear su borde”. La solución de Borges parece pasar por el recurso a la literatura como invención, por lo que podríamos decir que éste es el primer objeto que manipula y produce. Su relación con las otras literaturas y con la literatura argentina y de la América hispana ha sido la de quien sabe que ese objeto era precioso para “contornear” cierto vacío en relación a la historia y al debate del siglo XIX sobre la fundación de la nación, debate que tuvo por eje fundamental el ámbito literario.

Entrar

La pareja, siempre sintomática

La pareja siempre es sintomática, su elección es sintomática en tanto es el fantasma singular de cada ser hablante a partir del cual o a través del cual el deseo aprenderá a situarse, en tanto el fantasma, su función “es dar al sujeto su nivel de acomodación, de situación”.

Entrar

La transferencia en la época del Uno solo – Soledades

Estos versos del poeta siciliano Salvatore Quasimodo publicados en 1930 no pierden vigencia y hoy parecen más actuales que nunca. Nos hablan del parlêtre solo que habita este mundo y que atravesado, hendido, por un rayo de sol que es la vida, cree ilusoriamente estar en el centro de la tierra para sucumbir luego al inevitable ocaso que la propia vida acarrea. Podemos leer la herida como el momento traumático en que el parlêtre entra en el lenguaje, una hendidura que no podrá ser recubierta por ningún objeto y que lo empujará a entregarse a una manera de gozar y a construirse un marco que lo sujete en la vida.

Entrar

“Se sacude, pero no se hunde”*

“Se sacude, pero no se hunde”, frase usada por Freud en su correspondencia con Fliess para describir su propio estado mental, sirve como inspiración para crear una suerte de alegoría marina de la constitución subjetiva. Se presenta el surgimiento de el niño de la barca, así como algunas notas para la clínica psicoanalítica con niños.

Entrar
  • 1
  • 2


Columnas


 

El Arte Y el Diván-podcast

Archivos