A lo largo de este agónico 2016, un sin número de instituciones vinculadas a las letras, celebraron los 90 años de Blanca Varela (1926-2009), autora peruana que se convirtió en una de las principales poetas del siglo XX en Latinoamérica. El arte y el diván se suma a estos homenajes ofreciéndoles una lectura de uno de sus poemas de “El libro del barro”.

Hundo la mano en la arena y encuentro la vértebra perdida. La extravío al instante. Sombra de marfil, desangrada. Mi padre sonríe. De este lado del mar la espuma es oscura. Huele a fiera me dice la pequeña amiga. El mar huele a vida y a muerte le respondo. Supongamos que es así.

La salud aferrada a la roca. Piedra sensible a la luz. El cazador carece de manos y pies. Es ciego y desea. Y su deseo es el bosque bajo el agua, poblado de sexos en flor o de flores maestras que horadan el silencio con sus grandes picos rojos y lentos.

Tomado de “El libro del barro”