Select Page

Categoría: artes plásticas

El desasosiego, un afecto que no engaña

Pessoa hace del fingimiento un compás que acompaña sus multiplicidades. Cuando lo leemos, cuando asistimos a sus transformaciones, nos debatimos entre muchas sensaciones, no sabemos quién es quien, no sabemos si creerle o si todo es una gran mentira. El Libro del Desasosiego nos muestra este mapa de otredades, en el cual la única constante es la transformación y, el desasosiego.

Entrar

Libertad bajo palabra: lenguaje, creación y pensamiento

: El lenguaje nos constituye. Emergemos a la existencia desde las palabras, las frases, las narraciones, los textos, las conversaciones… La palabra es paradójica: advenimos desde y hacia ella como seres incompletos, atravesados por los constreñimientos y las carencias; no obstante, entre sus intersticios se filtran las posibilidades de la chispa creadora, de la potencia del pensamiento, de las exploraciones de lo otro, de lo nuevo, de lo que aún no ha sido dicho (ni hecho).

Entrar

Sobre “Latencia” de Mafe García

Todo está preparado mucho antes de que abramos los ojos. Los códigos están ahí operando sobre nosotros, operando sobre las cosas. Esperándonos sin que lo sepamos. Su función es hacer que todo lo visto sea siempre un ya-visto. Esta operación pre-subjetiva de normalización de la visión es nuestro autofocus. Gracias a ella, la realidad aparece ante nosotros con suficiente nitidez o, como decía Nietzsche, cualificada verídicamente, es decir, cargada de sentido y de valor. Inteligible. Domesticada. El objetivo de los códigos es disminuir al mínimo tolerable la cantidad de novedad que podría aparecer en nuestro campo de visión.

Entrar

Los caminos de la canción popular latinoamericana

La canción pasea por las calles, no camina, vuela por el aire, ella es aire que roza la garganta, las paredes, las fachadas de las casas. Medio vagabunda, a veces, circula por paisajes diversos, callejones, plazuelas, laberintos, avenidas…. Aprendemos a ver un horizonte y a saber de inmensidades, a las vez que nos sumergimos en algún recoveco del alma donde guardamos recuerdos ya reprimidos.
La canción toca a tu puerta, llama. Invoca.

Entrar
Loading