Select Page

Autor: Arturo Sulca

“¿Qué es un profesor de literatura?”

Me interesa reflexionar sobre la apuesta ética, estética e impolítica de mi práctica docente tanto dentro como fuera del aula. Procuraré explorar la propuesta de que un profesor (de repente no solo de literatura) es quien llama hacia un deseo de saber, es quien da la posibilidad de que el otro abrace sus búsquedas, sus rumbos hacia el armazón de una imaginación radical y creadora y un pensamiento crítico y autónomo. Estoy convencido –a estas alturas de mi vida- de que esta labor pasa por el amor, entendido como aquel vínculo urdido sobre la gratuidad del don (aunque, de pronto, todo dar sea imposible).

Entrar

Escritura literaria y apertura a lo otro (parte I)

La creación verbal nos invita a (re)imaginar y (re)pensar el mundo y la experiencia desde la paradoja, la ambigüedad y la exploración de lo heterogéneo. En este artículo, propongo un recorrido por algunos textos literarios muy diversos (un poema de Li Tai Po, dos haikus de Matsuo Basho y algunos textos experimentales de Julio Cortázar) para abrirnos a la posibilidad de exceder la mismidad y bordear a eso otro que siempre excede y bordea al sujeto, al lenguaje y a todo vínculo social.

Entrar

Escritura literaria y apertura a lo otro (parte II)

En tercer lugar, uno de los autores hispanoamericanos del siglo XX que más ha trabajado el extrañamiento frente a la “realidad” y, sobre todo, frente a las formas en que suele ser construida discursiva y narrativamente es Julio Cortázar (1914-1984). Indaguemos, primero, en tres textos experimentales correspondientes a Historias de cronopios y de famas (1962): “Aplastamiento de las gotas”, “Discurso del oso” y “Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj”. Luego reflexionemos sobre las (im)posibilidades expresivas a las que nos arroja el (anti)relato “Las babas del diablo” aparecido en Las armas secretas (1959)).

Entrar

criaturas del tiempo

La poesía es ocasión para que emerjan esas voces que nos bordean, que nos hablan desde otra orilla. En este conjunto de poemas soy hablado desde cuatro seres imaginarios distintos cuyo punto en común es que afrontan el tiempo y el otro: un poeta chino de la dinastía Tang, un personaje mítico de Ovidio y Góngora, un oso polar extraviado en un parque y un barquito de papel varado en un río sin agua.

Entrar

¿Deshacer la nación?

Deconstruir las culturas nacionales, deshacer la ideología de la patria resulta, hoy por hoy, una tarea urgente y necesaria. Enfatizaré que la política de lo Uno, de la homogeneidad humana (cifrada en las reivindicaciones de la identidad nacional) tienden a clausurar el impulso a la apertura que insiste en cada uno de nosotros. En ese sentido, desde el pensamiento posfundacional y poscolonial abrazamos una política de la heterogeneidad, de lo imposible, sin garantías de producir una comunidad fraterna y realizada.

Entrar
  • 1
  • 2